Las nebulosas de emisión también son “incubadoras” de estrellas.

A diferencia de las nebulosas planetarias, que son pequeñas y compactas, las llamadas nebulosas de emisión son grandes áreas de gas, principalmente hidrógeno, que, cuando son excitadas por la radiación de estrellas cercanas, brillan con una tonalidad especialmente roja a lo largo de la línea alfa del hidrógeno. Estas regiones son de hecho la cuna de nuevas estrellas. La más famosa y fácilmente visible de estas nebulosas es la relativamente cercana nebulosa de Orión, uno de los objetos celestes más estudiados en la historia de las observaciones astronómicas. Otras nebulosas de este tipo fácilmente visibles son la Laguna y la Trífida en la constelación de Sagitario.

Un ejemplo de nebulosa de emisión es la famosa nebulosa de Orión (M42), situada a unos 1.300 años luz del Sol, formada por gas que envuelve una serie de estrellas (un asterismo llamado Trapezi) y excitado por su energía.

Vídeo relacionado:
Conoce al autor, Ignacio Llorente
Ignacio Llorente

Ignacio Llorente es una amante del estudio de los planetas. Por eso nos enseña cómo poner en práctica los mejores consejos para avistarlos y analizarlos. Realiza largas caminatas por la naturaleza en plena noche con su equipo de astrónomos con frecuencia. Los mejores tips sobre planetas que podemos leer.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)