En sus puntos más altos, la corteza de Venus alcanza los 100 kilómetros

La corteza de Venus tiene un grosor de 20 a 25 kilómetros, aunque aumenta hasta 100 kilómetros en zonas altas como mesetas y grandes macizos volcánicos. Así lo demuestra un estudio en el que participaron investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El artículo, publicado en la revista Ícarus, utiliza datos de la sonda Magallanes, que orbitó el planeta en 1990.

y 1994, gracias al cual se pudo conocer cómo varía la litosfera de Venus según las regiones. Venus y la Tierra comparten muchas características: tamaño similar, densidad y composición equivalentes y distancias comparables del Sol. Sin embargo, la tectónica y la evolución dinámica de ambos cuerpos son muy diferentes, ya que la litosfera de Venus es estable y hoy en día no existen indicios de placas detectónicas. Según los autores, esto sugiere que gran parte de la corteza de Venus se formó en condiciones distintas a las del desarrollo de buena parte de las tierras altas.

HISTORIA DEL CALOR

El modelo desarrollado por los investigadores refleja los cambios de grosor elástico (un indicador de la resiliencia a largo plazo de la litosfera), lo que puede indicar que estos cambios de grosor están relacionados con la historia de enfriamiento de la litosfera de Venus. Las llanuras tienen menos grosor elástico y están bajo una corteza más gruesa, mientras que las llanuras volcánicas tienen un grosor elástico elevado, ‘quizás indicando una litosfera más fresca que cuando se formaron las tierras altas’. Grandes macizos volcánicos con diámetros entre 1000 y 2500 kilómetros y numerosos edificios volcánicos asociados a procesos geodinámicos profundos presentan un comportamiento mecánico muy complejo. Según las observaciones de la misión Venus Express de la Agencia Espacial Europea, existen evidencias de vulcanismo reciente o incluso en curso en la superficie del planeta. A pesar de estos nuevos datos, los científicos señalan que todavía sabemos muy poco de ese planeta rocoso. ‘La historia térmica de Venus sigue siendo un enigma y hay muchas preguntas sobre la estructura y la evolución de su litosfera, cuyas respuestas nos ayudarían a entender a Venus en el contexto de los planetas terrestres’, dijo Alberto Jiménez -Díaz. Investigador del Departamento de Geodinámica de la Universidad Complutense de Madrid. ‘La historia térmica de Venus sigue siendo un enigma y hay muchas preguntas sobre la estructura y la evolución de su litosfera, cuyas respuestas nos ayudarían a entender a Venus en el contexto de los planetas terrestres’, dijo Alberto Jiménez -Díaz. Investigador del Departamento de Geodinámica de la Universidad Complutense de Madrid. ‘La historia térmica de Venus sigue siendo un enigma y hay muchas preguntas sobre la estructura y la evolución de su litosfera, cuyas respuestas nos ayudarían a entender a Venus en el contexto de los planetas terrestres’, dijo Alberto Jiménez -Díaz. Investigador del Departamento de Geodinámica de la Universidad Complutense de Madrid.

Vídeo relacionado:
Conoce al autor, Ignacio Llorente
Ignacio Llorente

Ignacio Llorente es una amante del estudio de los planetas. Por eso nos enseña cómo poner en práctica los mejores consejos para avistarlos y analizarlos. Realiza largas caminatas por la naturaleza en plena noche con su equipo de astrónomos con frecuencia. Los mejores tips sobre planetas que podemos leer.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)