Cuando los colosos chocan

Hay objetos en el universo que apenas emiten luz, pero cuya gravedad brilla intensamente. Son cuerpos pequeños y muy pesados, y su materia debe girar, si cabe, muy rápidamente. Si todo esto es cierto, podemos ver su gravedad. No con nuestros ojos, por supuesto: con máquinas especialmente diseñadas. Estas máquinas son nuestros ‘ojos gravitatorios’ y nos permiten mirar hacia ese otro universo, poblado de pequeños mundos que viven y mueren, rodeados de silencio y con frecuencia de oscuridad.

La lista de objetos pequeños y muy pesados ​​no es larga: deben tener una materia muy concentrada, mucho más que la Tierra o las estrellas comunes. Digamos, para entender, que todo el material del Sol debe condensarse en una esfera de varios kilómetros. Por loco que parezca, estos mundos existen: en ellos, las partículas están tan cerca como el núcleo de un átomo. Se llaman estrellas de neutrones y conocemos a decenas. Pero no debemos pararnos: podemos intentar hacer un objeto aún más pequeño con el mismo material pero concentrado en un volumen más pequeño. Si lo hacemos, las leyes de la física nos dicen lo suficiente: acabamos con una esfera tan densa que la gravedad engulle la materia para formar un agujero negro. .

Observatorios de ondas gravitacionales LIGO y Virgo. Vieron lo que los demás no pudieron: la explosión gravitatoria que se produce cuando los colosos chocan.

estallidos de gravedad

¿De qué están hechas exactamente estas explosiones que nos permiten ‘ver’ la gravedad? Para entenderlo, debemos pensar en la gravedad en términos einsteinianos: los objetos deforman el espacio-tiempo a su alrededor, haciendo que los átomos se acerquen o se separan. La deformación suele ser pequeña, casi insignificante, pero si la gravedad es muy intensa, puede romper un pequeño cuerpo rasgando tanto a sus átomos que acaban ya no enlazándose.

ondas gravitacionales .

Se han observado pares de agujeros negros y varios pares de estrellas de neutrones, pero nunca se ha encontrado ningún sistema que pueda decirse con certeza que une los dos cuerpos. Hace un año se anunció otra detección de un posible sistema de estrellas de neutrones de agujero negro, pero la masa de la putativa estrella de neutrones era muy alta y no estaba claro si se trataba de una estrella de neutrones supermasiva o de un agujero negro. Muy fácil.

regiones del espacio. Cuando dos agujeros negros chocan, ambas regiones se fusionan y emiten un gran estallido de ondas gravitatorias, pero no hay nada que calentar. De lo contrario, el encuentro es tranquilo y oscuro.

¿Qué ocurre cuando un agujero negro choca con una estrella de neutrones? En realidad, una estrella de neutrones está hecha de materia y puede calentarse, pero una vez que la materia esté dentro del agujero negro, la luz quedará atrapada con ella y no la podremos ver. Por tanto, la pregunta es: ¿una estrella de neutrones se calienta lo suficiente antes de caer en un agujero negro? Las simulaciones por ordenador muestran que en los momentos anteriores al colapso, la estrella de neutrones se estira por la gravedad del agujero negro y puede alcanzar temperaturas muy elevadas. ¿Basta con ver algo?

rotaciones y traslaciones al sistema solar). Sin embargo, si ambos objetos nacieron y vivieron solos, y sólo al final de la vida se conocieron y formaron pareja, es normal que las rotaciones se hagan a su manera y no tengan nada que ver. otra traducción.

Afortunadamente, las ondas gravitatorias nos permiten medir estos detalles porque la rotación de los objetos afecta a la onda que emiten. De las dos parejas que nos interesan, una muestra indicios de que podría haber sido fruto de un encuentro casual; los datos del otro no permiten distinguir uno u otro caso. De todas formas, estas dos parejas no son las más importantes. Curiosamente, cuando encontramos a otras parejas de este tipo, recogeremos estadísticas: veremos cuántas colisiones provienen de parejas que han estado juntas desde el principio, y cuántas provienen de encuentros aleatorios. Una vez tengamos decenas o cientos de estos pares, podemos realizar una ‘sociología’ de estrellas de neutrones y agujeros negros. No sólo conoceremos el final de sus vidas, sino también cómo llegaron.

El descubrimiento anunciado hoy es sobre todo el inicio del viaje. Esto demuestra que este tipo de parejas existen y que podemos detectarlas. La parte más emocionante te espera: obtener más información sobre estos datos, ver estas colisiones también con la luz, no sólo con la gravedad. Esto ocurrirá en los próximos años. Lo que hoy hemos abierto, que no es nada, es una línea directa con estas partículas cósmicas.

NO ENTENDERÁ

  • Como ocurre a menudo con técnicas extremadamente nuevas, las ondas gravitacionales hasta ahora proporcionan información limitada sobre los cuerpos que las emitieron. Por el momento, lo mejor que podemos reconocer en la señal de las ondas gravitatorias es el hecho de que aparecieron después de la colisión. El segundo dato que podemos medir bastante bien es la masa de los objetos que chocaron. A partir de estas dos informaciones y de lo que sabemos sobre los agujeros negros y las estrellas de neutrones, podemos reconstruir el sistema original y ofrecer una historia de cómo podrían haber sido sus últimos momentos. La historia es sólida, pero es bueno tener en cuenta los muchos detalles que no vemos: ¿se rompió la estrella de neutrones antes de que el agujero negro lo tragara? ¿Cuánto tiempo giraron uno alrededor del otro antes de chocar? ¿Cómo cambió el agujero negro cuando engulló a la estrella? Todo esto, quizá
Vídeo relacionado:
Conoce al autor, Susan McDonald
Susan McDonald

Susan McDonald se especializó hace años en el avistamiento y el estudio de estrellas. Nos ha demostrado la importancia del cálculo algorítmico y la precisión para analizar los astros, y ha redactado los mejores artículos de la web para estudiarlas. Practica meditación y trabaja en un centro de astrología cerca de su ciudad.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)