Los circuitos cerebrales borran los recuerdos

Aunque por lo general se considera que el cerebro es una estructura biológica dedicada a almacenar recuerdos, investigadores del Departamento de Neurociencia de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y dos grupos EMBL con sede en Heidelberg, Alemania, y Monterotondo, en Italia, lo van demostrar en un estudio publicado. en la revista Nature Communications que un circuito cerebral vinculado específicamente a borrar recuerdos.

Al parecer, aprender pasa por hacer nuevas asociaciones entre diferentes conceptos y situaciones, así como memorizarlos a lo largo del tiempo. En este sentido, los autores de este estudio demuestran que la información relacionada con los recuerdos adquiridos entra en el hipocampo (la parte del cerebro asociada a estos procesos) por tres vías distintas.

Si la vía primaria está bloqueada, el aprendizaje es imposible, pero si el aprendizaje ya se ha adquirido, bloquear la vía primaria no impide la reactivación de lo aprendido, aunque debilita esta memoria. ‘Esto quiere decir que esta inactivación conlleva un olvido progresivo de lo aprendido’, explica José María Delgado, investigador del Departamento de Neurociencias de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla.

La mayor contribución de este estudio es que la atenuación progresiva o el olvido de lo aprendido cuando la vía primaria está inactiva se produce en una vía secundaria que funciona en paralelo.

‘Aunque los experimentos realizados son muy complejos y se han llevado a cabo durante casi cinco años, en este estudio han llegado a la conclusión de que este doble mecanismo de memorización y olvido sólo se produce durante el aprendizaje’, subraya. José María Delgado, que añade que si se bloquea la vía principal de entrada en el hipocampo en ausencia de actividad identificable, se pierde la memoria.

‘Una posible explicación de este interesante fenómeno es que, al fin y al cabo, el cerebro tiene un espacio funcional limitado, por lo que algunos aprendizajes simplemente mejoran o sustituyen el aprendizaje anterior. Por tanto, parece que para aprender nuevas asociaciones y funciones puede que tenga que olvidar las anteriores”, explica el científico de la UPO.

Buena parte de esta investigación se ha realizado en ratones modificados genéticamente, que tienen poca aplicación directa o indirecta a la neurología clínica; sin embargo, una parte importante se ha dedicado a desarrollar una sustancia química que pueda activar esta vía del olvido sin necesidad de tan compleja ingeniería genética. Esta última línea de investigación, que todavía está en desarrollo, podría, de realizarse, ayudar a eliminar los recuerdos no deseados.

Más información sobre Dicyt

Vídeo relacionado:
Conoce al autor, Michael Montero
Michael Montero

Michael Montero es especialista en Astronomía, cuenta con años de experiencia en observatorios y está especializado en avistamiento a media distancia. También ha preparado a algunos grupos de iniciados en astronomía. Una de sus aficiones más importantes es la observación de astros en la naturaleza, que practica cuando sus viajes y trabajo se lo permiten.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)