caza estelar español

Rogelio Bernal ha sido recompensado por la NASA hasta en 60 veces, más que cualquier otro compatriota, y menos en tan poco tiempo. El aspecto diferente, los colores reales y la composición de ese astrofotógrafo son únicos.

Es el español más medallista de la NASA. Ya tiene 60 APOD, que son imágenes diurnas mejoradas por la agencia espacial. Su aspecto distinto le valió el reconocimiento internacional. Su ‘paleta’ contiene, como él dice, sólo un arco iris, los verdaderos colores de lo que ve a miles y miles de kilómetros de distancia. Gracias a este murciano hemos descubierto el verdadero color del hidrógeno, porque unas imágenes aparecen azules y otras amarillas… Hay una explicación para todo y no, no es Photoshop, sino colores reales y con su singularidad: no hacer catálogos de objetos en el espacio, pero paisajes, los ‘paisajes estelares’ que pueden verse en su exposición en el Planetario de Madrid, donde ayer explicó los ‘Colores del cielo profundo’ en un acto organizado por la Obra Social La Caja. .

– ¿Qué pensaste cuando viste por primera vez la mejor foto de tu día?

– Felicidad. Fue con la ‘Nebulosa del Cabo de Cavall Blau’. Prometí a mi mujer que tan pronto como me dieran el APOD me detendría, pero…

– Ningún español ha logrado tanto, ¿verdad?

—No hasta ahora. Dos o tres bastan, pero con 60 no. ¡Soy el número uno! Y menos en tan poco tiempo, porque el segundo español, creo, hace 50 años desde 1997, empecé en 2009.

– ¿Tienes algún consejo para los futuros astrofotógrafos?

– Que se incorporen al club de astronomía local para sumergirse sin invertir si después no les interesa.

‘¿Lo has hecho?’

No (ríe). Os voy a contar una historia sobre cómo entré en la astrofotografía: conducía con mi familia por la carretera de la costa de California y mi mujer abrió el techo del coche. Cuando vio un montón de estrellas me dijo: ‘Tienes que parar’. Tenía 35 años y vi el cielo como nunca había visto en mi vida con la Vía Láctea… Una de las primeras cosas que pensé fue hacer una foto. Intenté hacer algo con una cámara redonda. El resultado es… feo, pero suficiente para intrigarme. Me conecté al día siguiente y ya estaba enganchado de por vida.

– ¿Es muy caro?

– Puedes empezar con menos de mil euros, pero si quieres más…

‘¿Cuál es tu secreto?’

– Curiosidad.

– ¿Qué es lo más difícil?

– Para mucha gente, no necesariamente para mí, se trata de encontrar tiempo. Cuanto más datos obtenga, cuanto más tiempo de exposición haga, más detalles saldrá la foto. Porque la astrofotografía se hace de noche cuando no hay luna y hay luz.

– ¿Cuánto tiempo se tarda en tomar la foto deseada?

– Depende del proyecto y de la imagen. Hay fotos que hago de un día para otro y otras que duran meses.

– ¿Por qué se cambian los espacios? ¿O para hacerlos más impresionantes, o para ver su composición (hidrógeno, polvo, carbono…)?

-Cuando fotografías esa luz hasta ahora y tan débil, aunque pases muchas horas, entonces cuando abras la foto en el ordenador solo ves varios puntos que son estrellas, y el resto son negros. . Después de esto, definitivamente tendrá que aumentar el brillo de esta imagen para hacerla visible. A continuación, debe hacer el balance de color porque agarrar datos de lejos puede capturar más rojo que verde. Tú haces el balance de color, después cada astrofotógrafo utiliza un criterio. Mi objetivo es crear un equilibrio en el que el fondo del cielo se mantenga neutral, y aplicar este cambio de color a toda la imagen hace que los colores parezcan vibrantes, fieles a la vida.

– ¿De qué color son las estrellas, las nebulosas?

– Ven a mi exposición (ríe). Déjeme explicar: ¿podéis ver todas las nubes rojas en la imagen de la constelación de Orión? Estas nubes son realmente rojas porque los hidrógenos emiten luz roja. Si ves azul, normalmente es porque cerca de esta nebulosa hay una estrella azul que ilumina el polvo y le da ese color. Si la estrella es amarilla, la ves como amarilla.

– No es tu caso, pero no siempre se respetan todos los colores.

– He visto imágenes de la nebulosa de Orión en todos los colores posibles y no es porque así sea. Hay gente que por desconocimiento, coraje o gusto personal elige los colores algo más aleatoriamente, pero no es el caso de mí ni de muchos astrofotógrafos.

– ¿También es bueno tomar fotos en el suelo?

– Hago paisajes nocturnos, pero las fotos no salen de día (ríe). Mi mujer me dice ‘parece increíble lo famoso que eres por tus fotos y luego una de tus hijas te deja’.

– ¿Con quién vives?

– Cada foto refleja curiosidad y un reto distinto. Podría decir que la constelación de Orión es mi preferida porque fue mucho: un reto, una visión que nunca has visto, pero tengo otros que me han provocado lo mismo y espero que en el futuro n haya más. No lo dejes. O mejor aún, me quedaré con las nubes de Andrómeda: muestra cosas que nunca se habían visto, pero que han sorprendido a todo el mundo, incluido a mí. La galaxia de Andrómeda es la más fotografiada, la más estudiada por los terrícolas, y de repente ese niño de Murcia sale aquí con nubes rojas como jamás se había visto. Son rojos y están allí, en dirección a Andrómeda, no en la misma galaxia. Éste es mi 2022. una imagen con la que ya era algo veterano. Y fue como decir, ei,

– ¿Qué diferencia técnica existe entre la foto del agujero negro en el centro de la galaxia, el llamado donut, y la tuya?

– Muy distinto. El buñuelo es sintético, capto la luz visible.

– Volvemos a tu técnica, ¿cómo lo consigues?

– Yo hago RGB, que es una cámara monocroma que capta no colores, sino toda la luz. Para obtener el color, fotografío el campo que sólo recibe luz roja, después otro que sólo recibe luz verde y otro que recibe luz azul. Así que junte estos tres colores y obtenga todo el espectro en esta imagen. Éstos no son colores falsos. Son lo real del espectro visible, el arco iris, yo lo digo. Por otra parte, los de Hubble no utilizan filtros RGB, sino filtros con elementos químicos. Sólo fotografían y registran el hidrógeno, y aunque suele ser rojo, se clasifica como verde en la paleta del Hubble. Esto se llama color falso,

– Tus imágenes no son sólo colores reales. Has revolucionado el campo.

– Sobre la composición. Cuando empecé hace 12 años, miré fotos y vi que el 90% o más de las astrofotos seguían el mismo patrón: una nebulosa, una galaxia y el objeto en el centro. Esto no es una fotografía, sino un catálogo. He visto imágenes de estos objetos por separado, pero no una imagen de ambos juntos. Empecé a hacerlo por curiosidad porque quería ver esos paisajes.

– ¿Así lo definirías?

– Los describiría como paisajes estelares, no catálogos.

Vídeo relacionado:
Conoce al autor, Michael Montero
Michael Montero

Michael Montero es especialista en Astronomía, cuenta con años de experiencia en observatorios y está especializado en avistamiento a media distancia. También ha preparado a algunos grupos de iniciados en astronomía. Una de sus aficiones más importantes es la observación de astros en la naturaleza, que practica cuando sus viajes y trabajo se lo permiten.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)